Sin categoría

Todo amor deja sus rastros

img_20161024_111721

“… En mitad de la vida se me escapó tu cuerpo    Como un frutal cargado soleado y cuidadoso    que me heredó sus mangos en lo más débil del alma.”

Raúl Gómez Jattin – Fragmento poema “Memoria”

Nunca he sido excepción de nada, en el amor supe desde niño que era el destinado a amar, pero  huí y embestí al amor sin compasión cada vez que se le dio por aparecer en mi senda; regido por Virgo, ese signo perfecto que me acosa,  decidí contarlo todo y develar en fotografías los talismanes que llegaron con sus propias historias y las Fridas de mi intimidad.

Los lejanos se vuelven cercanos, los cercanos se vuelven lejanos, suenan igual pero son distintas situaciones, nunca supe el orden, ni los tiempos en que se daban sus ciclos. Tarde o temprano el descarado afecto aparece sin anuncios, quizá nunca se va, quizá nunca llega, es solo un invento de dos en circunstancias propicias. Alguno de los dos carga con el amor y su historia.

img_20161024_112454

El amor detenido, ese que inmortalizan los escritores celebres, es pan de cada día, sólo que nadie descubre esos amores escurridizos que son amores sin serlo, sin percibirse. Mi amor por Frida es un ejemplo de amar sin saber que se ama.

Heme aquí escribiendo sobre ella sin mencionar todo lo que cuentan  sus biógrafos, solo me habitan algunas fotos de Leo Matiz, libros sobre su obra, su diario, un encendedor y no sé que más ¿Desde cuándo? No sé, o lo olvidé, o lo sé como se saben los rastros regados, camuflados, filtrados de un amor de siempre, vueltos adornos en la eterna cotidianidad.

img_20161024_110905img_20161024_111509img_20161024_111011

Se ama una obra de arte en especial, una pintura, una escultura, una sonata de Mozart, una película de Fellini, un atardecer de Santa Marta, una balada pop, un vallenato, una cumbia, un solo de Cerati; todo de a uno, por decisión, en ocasiones de a dos y hasta de tres; las contradicciones de lo que nos gusta, como en el amor cuando sabiendo que se puede amar dos y nos empeñamos en amar sólo a uno. De Frida me gustan más de diez cuadros con frenesí, pero eso es motivo para escribir en otra ocasión.

img_20161024_111702

img_20161024_110311

Mi afecto por Frida no fue la excepción, dejé de pintarla, la olvide por años, después sedujo a mi amiga Beatriz Acevedo – Artista Colombiana radicada en Londres. Frida volvió en la mirada de Beatriz en nuestro re-encuentro. Frida vuelve desde donde siempre ha estado, desde el amor inocente que sacude su arte en mí, nunca se extravió en mi tiempo, en mi afecto; de repente descubrí que nunca se ha ido, bastaba solo ver a mi alrededor.

Frida se metió en mi casa y se quedó en mi memoria, en el silencio de los amores que no se nombran. Su imagen representa la vida vivida con pasión. Talismán de artista son los sortilegios mágicos de sus pinceladas, ella misma es el arte hecho mujer.

img_20161024_110704

img_20161024_111104

Anuncios
Estándar

One thought on “Todo amor deja sus rastros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s